Portada del sitio > Paisajes Sonoros: Dialogos entre las imágenes sonoras y la literatura > Patio Interior/Miguel A.Cáliz/Manuel Mateo

Patio Interior/Miguel A.Cáliz/Manuel Mateo

Lunes 18 de enero de 2010, por antoniocaba

Autor Paisaje Sonoro: MANUEL MATEO.

Ficha Técnica: Sonidos procedentes de un atasco en el barrio del Realejo el 6 de Abril de 2009. Los sonidos de los vencejos y palomas se grabaron el amanecer del día 7 del mismo mes en Plaza Nueva. El sonido del metrónomo procede del Banco de Sonidos e Imágenes del Instituto Superior de Formación y Recursos en Red para el Profesorado del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.


Autor Texto: MIGUEL A.CÁLIZ

Título: Victoria y Elisa.

Miguel A. Cáliz nació en Granada. Ha impartido talleres sobre relato, como el del Centro Cultural Universitario Casa de Porras, o los organizados por la editorial Cuadernos del Vigía, y es asimismo colaborador de la Cadena Ser en Granada. Fue premiado con diversos galardones como el Certamen de relatos del Periódico Ideal de Granada, o el Premio Internacional de relatos para la Paz. Ha publicado el libro de relatos “Inventario”, y ha sido incluido en diversas antologías de cuentistas, tales como Mucho Cuento (Edic. Dauro) o Ficción Sur (Edic. Traspiés). Es el director de las colecciones de relato y de narrativa de Ediciones Traspiés. Coordina la revista SPJismos.com, dedicada a los géneros breves y mantiene el blog domuscaliz.blogspot.com.


VICTORIA Y ELISA

- “Llegas tarde. Pero, ¿cuándo no?”

-“Hola Viki ¡Ni por casa he pasado! Vengo directamente del aeropuerto, pero no quería...¿Qué es eso tan importante?”

- “Primero un beso.”

- “Últimamente...”

-“A saber dónde habrás estado.”

-“Esto de los viajes.”

-“Bien que te gusta.”

-“Buenos días ¿Qué desean tomar?”

-“Café con leche”

-“Un vermuth. Ah, y un vaso de agua ¿Tú eres nuevo aquí?”

- “Eh, sí.”

-”Está bien que se renueve el personal de cuando en cuando. Sobre todo con chicos tan guapos.”

-“Eh, gracias. Ahora traigo…”

-“¡Vaya, estás lanzada!”

-” Vida nueva”

- “Me quieres explicar de una vez qué te pasa. ¿Has tomado drogas o algo?”

-“Será mejor que comience por el principio. Las cosas con Ramón no van bien. Alguna vez hemos hablado de que ya no es lo mismo...”

- “Viki, nada es lo mismo para nadie, pero no por eso...”

-“Espera, Ely, espera. No es sólo que las cosas hayan cambiado, el cansancio, las discusiones y todo eso. Hasta ahí controlo: ninguna relación es perfecta.”

-“Lo hemos hablado otras veces: hay que mantener viva la relación mientras sea posible porque al fin y a la larga si las cosas van, van. Y si no se joderán irremediablemente.”

-“Perdón, ¿el café era..?”

-“Sí…, para mí el café. Me caigo de sueño.”

- “Gracias, primor.”

-” De nada.”

-” ¿Cuánto tiempo llevas aquí?”

- “Eh, dos semanas.”

-” El jueves pasado estuve y no te vi.”

-”Sólo hago turnos de mañana.”

-”Ah, ¿estudias?”

- “Derecho.”

- “Eso está bien. Abogado. ¿Penal, o civil?”

- “Eh, me gusta más el Internacional.”

- “Ah, que interesante.”

-“Sí no desean nada más”

-“El vaso de agua, guapo.”

-“Perdón, se lo traigo ahora.”

-“Ay, esas cabezas…”

-“Vicki: No te distraigas.”

-“Si es que está como un tren.”

-“Un poco joven para ti, no crees.”

- “No. Bueno, a lo que íbamos: sé muy bien cuando algo va. Se nota. Y lo nuestro no va. Ni por parte de Ramón ni por mi parte.”

-“¿Estás segura…?”

-“Sí, Ely, sí. Además, que no es una tragedia.”

-“No, no lo es”

-“Tú misma pasaste por eso. Y mírate.”

-“Sí, pero ¿por qué ahora? Quiero decir…”

-“Porque hay otra.”

- “¿Estás...?”

- “Estoy.”

- “¿Hace mucho?”

- “Un par de meses.”

- “Mira Viky, creo que antes de tomar una decisión, en fin, que no deberías precipitarte. Puede que todo…”

-”Se ve con OTRA. No es ninguna equivocación. Alguien próximo, porque él no suele salir. ”

- “¿Una cliente…?”

-“No. Más próximo aún”

-“¿Del estudio…?”

-“En realidad, qué más da quién sea. Lo que realmente me jode es que lo ha dejado tan claro, que debe pensar que soy idiota...”

-“Si, lo peor es la falta de respeto.”

-“Va acumulando mentira tras mentira, y cuando no puede seguir cambia de tono y se convierte en víctima: que si me creo que va al trabajo a divertirse, que si él tiene cosas más importantes que hacer que preocuparse de tonterías.”

- “Si, son gilipollas.”

-“Tranquila: está asumido. De hecho llevo algún tiempo pensando. Las últimas tres semanas no han sido fáciles, pero al final me he dado cuenta de que haga lo que haga y tome la decisión que tome, NO merece la pena sufrir.”

- “Claro que no.”

-“Me pregunto, ¿qué es lo que le ha llevado a eso? Estará aburrido de mí, eso seguro, porque yo lo estoy de él. O tal vez se le puso tan a tiro que no pudo resistirse.”

-“Bueno, eso no debe preocuparte. Lo que tienes que hacer es organizarte un poco. ¿Vas a hablar con él?”

-“Ni lo sueñes. Lo negaría todo. Se hincharía como un pavo sólo de pensar que estoy celosa. No me pienso rebajar. Es un fatuo, ya lo sabes.”

-“Vaya si lo sé. Quiero decir que me lo has dicho en más de una ocasión.”

-“¿Recuerdas cuando le conocí? Me estuvo buscando piso hasta que encontró el ideal para mí: una mujer como yo merecía una vivienda ideal. Y aquel teatro de encontrarse conmigo en la fiesta de Sandra. Le ayudaste tú.”

-“Me llamó con una excusa, me preguntó por unas medidas de seguridad para una obra, y patatín patatán.”

- “Zorro.”

-“Bueno, no sé cómo me lió que terminé invitándole a la fiesta de una amiga.”

-“Sabe manejar a la gente. Y tú y él siempre os habéis llevado muy bien.”

-“Sí, pero luego se pasó toda la noche charlando contigo.”

- “Tanto como toda la noche.”

-“Toda la noche. Os salisteis al jardín y tuvimos que llamaros para la tarta.”

-“Que bien te acuerdas.”

- “Bueno...”

- “¿Y tú viaje?”

-“Eh, bien, bien. Ya sabes, estas presentaciones, discursos aburridos y comidas a ver quien cuenta el chiste más viejo.”

-“Ya. Pero las presentaciones solían ser en verano.”

- “Este año se han adelantado.”

-“Ví a tu jefe ayer, y me extrañó de que él no fuese.”

- “Eh, no podía. Uno de sus hijos creo...”

-“¿Con tan poca ropa has estado en Londres?”

-“He dejado la maleta. En el portal de casa. Ya la subiré luego.”

-“Claro, primero son las amigas. Por cierto, ¿no me has dicho antes que venías directamente del aeropuerto?”

- “¡Victoria, por favor!”

- “Eso mismo fue lo que pensé yo: Ely, por favor.”

-“Vicki, yo...”

- “Invítame al vermuth. Creo que me debes algo.”

-“Victoria, escúchame.”

-“No, Ely, ahora que te escuche él.”

-“Vicky”

-“Adios, Ely. Yo no creo que merezca la pena. Pero espero que te aproveche”

-“Vicki, espera…”

-“El vaso se agua. Pero, su amiga se ha ido.”

-“Sí hijo, se ha ido.”

-“¿Volverá?”

-“¿Quién sabe? Anda, dame, que traigo una sed.”

Comentar este artículo